Cómo rechazar un empleo y no morir en el intento

En algunas ocasiones tenemos la suerte de encontrar trabajo sin estarlo buscando o asistimos a una entrevista y resulta que nos fue muy bien. No obstante, hay algunas ofertas que no se adecuan a nuestros propósitos, ya sea que el salario no es suficiente o que el puesto terminó por no ser lo que parecía en un principio. Cuando esto ocurre es importante no cerrarse las puertas en caso de que más adelante surja una posibilidad de otra vacante más acertada. Si tienes duda sobre cómo podrías ser más asertivo (a) al momento para rechazar un empleo y no cerrarte las puertas, continúa leyendo estos consejos.

 

1.- Asiste en persona

rechazar un empleo

Fuente imagen: Freepik

Si te es posible, preséntate en la oficina y ofrece tu mejor cara. Las personas encargadas del reclutamiento agradecerán que te hayas tomado el tiempo de asistir y ser cordial al momento de declinar. Presentarte con el personal y platícales que has tomado una decisión. Quizá a ellos también les interese saber por qué decides no aceptar el trabajo y les ayudes a mejorar el puesto o el reclutamiento.

 

2.- Habla por teléfono

llamar para rechazar oferta

Fuente imagen: Freepik

Digamos que comienzas a pasar los filtros de selección y de repente te das cuenta que el puesto parece no ser lo que estás buscando. Podría ser también que encuentras una mejor oferta. Sea cual fuere el caso, hablar por teléfono y ser cortés al decir que por el momento ya no te será posible seguir con la selección es una buena manera de ser franco sin parecer desinteresado, lo que podría ayudarte en futuras ocasiones.

 

3.- Envía un correo electrónico

rechazar oferta de empleo

Fuente imagen: Freepik

Si el reclutamiento fue de manera digital o te ha costado mantener contacto físico con los reclutadores, enviar un correo exponiendo las razones del porqué desistes siendo claro y sin entrar en muchos detalles puede ser la mejor solución. Podría ser que en otros tiempos escribieras una carta agradeciendo la oportunidad y la atención pero la inmediatez de ahora permite y casi requiere hacerlo por el medio electrónico, que garantiza hacerlo llegar a las personas requeridas.

 

4.- “No soy lo que buscan”

rechazar trabajo

Fuente imagen: Freepik

Si alguien llega para ofrecerte un trabajo y al escuchar sobre él simplemente no te interesa pero no quieres ser cortante, esta frase es una manera muy educada de rechazar la oferta. Usarla en primera persona te ayudará a lucir responsable y maduro. Seguramente derivará en un “¿por qué?” y entonces será momento de esgrimir algunos argumentos.

 

5.- Ser franco y exponer la razón

honestidad para trabajar

Fuente imagen: Freepik

Si durante el proceso o la propuesta encontraste algo que no te agradó, es buena idea decirlo en un momento adecuado. Ser sincero no significa decir cuanto te viene en mente sin consideración. Quizá hayas encontrado una mejor oferta, el salario no compensa la inversión de tiempo y transporte, el lugar de trabajo no te agradó, etc. Siempre se puede decir lo mismo de una manera adecuada y con franqueza sin ser agresivo.

 

 




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *