8 malos hábitos en una entrevista de trabajo que debes evitar

Sabemos que una entrevista de trabajo es el paso decisivo al momento de conseguir un empleo, pues un simple error como estrechar la mano sin seguridad o titubear por una pregunta puede hacer que el reclutador dude sobre la idoneidad de nuestra contratación.

Así, los expertos recomiendan cuidar hasta los más mínimos detalles,  incluso practicar días antes sobre cómo reaccionar ante situaciones o preguntas incómodas, de manera que tengamos mayores probabilidades de ser considerados para el puesto.

Por ejemplo, si un reclutador debe elegir entre 2 profesionales con un similar nivel de preparación y experiencia, lo más seguro es que su decisión dependa de  factores que muchísimas veces pasamos por alto: nivel de empatía, seguridad, facilidad de comunicación, imagen, entre otras .

Entonces, si por estos días tienes planeado asistir a una entrevista de trabajo, te compartimos algunos malos hábitos que debes evitar:

¡Checa y deshazte de ellos!

1.- Mostrar poco entusiasmo.

Poco Entusiasmo

Fuente imagen: El Financiero

Durante la entrevista laboral debes mostrarte entusiasmado por la oferta de empleo ofrecida, y además dispuesto a esforzarte y dar lo mejor de ti para desempeñar las funciones asignadas.

2.- Criticar a tus anteriores jefes.

Criticar jefes anteriores

Fuente imagen: Modelo Currículum

Cuando te pregunten sobre tu decisión de cambiar de empleo,  lo recomendable es responder con argumentos positivos y centrados en tu persona.  Es decir, nada de hablar mal  de tus superiores, pues nadie te dará una oportunidad laboral pensando que después te sentarás a hablar mal de ellos.

 

3.- No investigar sobre la empresa.

No investigar la empresa

Fuente imagen: El Blog de Yes

Si el reclutador tomó tiempo para leer tu currículum, no arruines la oportunidad yendo a la entrevista sin saber nada de empresa.

Conocer qué actividad realiza la compañía y las posibles funciones que deberás desempeñar, te ayudarán a ganar seguridad y a estar preparado a la hora de  responder cualquier consulta o duda del reclutador.

Además, demostrarás que realmente estás interesado en la vacante ofrecida.

4.- No saber lo que quieres.

No saber lo que quieres

Fuente imagen: Comunidad Alcampo

Debes definir no sólo lo que quieres encontrar en un empleo, sino cuáles son tus habilidades que te ayudarán a alcanzar el puesto deseado.

Recuerda que, en la medida que tengas las cosas claras, más seguro te mostrarás en la entrevista y más responsable te verás en cuanto a la dirección de tu vida.

5.- Ser incapaz de demostrar tus capacidades.

Habilidades profesionales

Fuente imagen: Universia

No te centres en preguntar lo que la empresa busca, sino en lo que tienes tú para aportar como profesional y ser humano.

Así que, ¡no te avergüences!, muestra que eres mejor que el resto de los candidatos.

 

6.- Evitar el contacto visual.

Contacto visual en la entrevista

Fuente imagen: Vix

Según los expertos, es necesario responder cada pregunta mirando al reclutador, pues  no sólo es una muestra de educación, sino que también animas a la otra persona a confiar y creer cada cosa que dices.

7.- Evadir las preguntas incómodas.

Preguntas incomodas

Fuente imagen: Universia

Ten claro que no hay una respuesta incorrecta, y que las interrogantes incomodas se plantean para medir  tanto tu reacción como tu capacidad de madurez para no ser afectado por ellas.

 

8.- Sobreactuar.

Malos hábitos

Fuente imagen: Universia

Cuando no sepas qué contestar, lo mejor será que lo admitas y te muestres como un ser humano flexible y que se siente  lo suficientemente cómodo incluso para reconocer que no sabe algo.

Cuéntanos ¿qué otros hábitos arruinan una entrevista de trabajo?

 

Si te interesó esta nota, te recomendamos leer:

Estudia en Harvard con estos cursos gratis desde casa

 




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *