5 cosas que no debes hacer en Twitter para conservar tu empleo

Cómo amamos la tecnología. Sin importar si se trata de mantenernos en contacto con familia y amigos, revisando las últimas noticias y tendencias o sólo poniéndonos al tanto de los memes que están de moda, las redes sociales definitivamente han tenido un gran impacto en la forma en que nos comunicamos como sociedad. De diversas maneras, la habilidad de estar instantaneamente informados puede ser de gran beneficio para nosotros a nivel personal y profesional, pero con ese gran poder viene una gran responsabilidad, especialmente cuando se trata de Twitter y tu estabilidad laboral.

Debemos admitir que cuando se trata de modelos a seguir para lo que se debe y no se debe decir a través de Twitter, es posible que no tengas los mejores ejemplos.

Desde los líderes políticos y las reacciones instintivas de las celebridades que hacen un drama de un paso en falso, es difícil saber dónde trazar la línea correcta.Si esto te suena familiar, estás de suerte pues hemos recopilado algunos  sencillos consejos sobre lo que NO debes hacer en Twitter si te gusta tu trabajo y quieres conservarlo.

 

1.- Hablar de política (o cualquier tema que entre en controversia)

Personas discutiendo

Fuente imagen: Freepik

Todos nos sabemos de memoria la sabia sentencia que dice  “de política y religión mejor no hablar”, pues utilízala. Simplemente evita estos temas si deses mantener conversaciones agradables.  Si trabajas en una empresa grande, tienes un puesto de alto nivel o te preocupa que tu jefe conozca tus opiniones políticas, es mejor que mantengas las tendencias políticas en entornos menos públicos y personales.

 

2.- Publicar desde la cuenta incorrecta

Persona enojada usando laptop

Fuente imagen: Freepik

Este consejo es especialmente para los administradores de redes sociales. Si estas a cargo de publicar en el perfil de Twitter de la organización, presta especial atención para asegurarte de qué “perfil” estás utilizando antes de presionar el botón “twittear”.

Publicar un mensaje personal, desde el perfil de tu empresa puede causar confusión entre la marca y el cliente, parece poco profesional y, en última instancia, puede costarte el trabajo. Mantén los tweets personales en tiempo no laboral y no te distraigas cuando inicies sesión y empieces a escribir.

 

3.- Quejarte de tu trabajo, jefe o cliente

Hombre cubriendose la boca

Fuente imagen: Freepik

Todos hemos tenido esos días difíciles en la oficina. Tal vez te llamaron a la oficina de tu jefe para pedirte que vistieras más formal o tuviste que lidiar con una llamada desgastante con un cliente pero desahogate con un amigo o familiar de confianza, te aseguramos que es una  buena forma de liberar algo de estrés,  porque el tuitear sobre la experiencia probablemente no te dará puntos extras con tu organización o incluso un reclutador.

 

4.- ¿Que diría tu mamá?

Madre e hija hablando

Fuente imagen: Freepik

Todos somos culpables de vez en cuando de decir algo que luego lamentamos.  Sin embargo, en lo que respecta a Twitter,estas publicaciones erróneas pueden atormentar tu reputación virtual en los próximos años. Siempre que tengas duda, antes de publicar comentarios perspicaces, groseros o políticamente incorrectos, házte una simple pregunta: ¿qué haría tu mamá?

La prueba de mamá es una excelente herramienta de preselección para casi cualquier cosa que digas en público, pero es especialmente útil para proteger tu trabajo de las miradas indiscretas de los de Recursos Humanos, los compañeros mal intencionados o un jefe stalker. Evita decir en general algo desagradable o despreciable, incluso si crees que la seguridad de tu cuenta es realmente buena. Recuerda que tu madre sabe mejor, así que piensa si a ella le gustaría lo que estás a punto de escribir.

 

5.- Casos de la vida real en Twitter

Mujer lamentandose frente a la computadora

Fuente imagen: Freepik

Evita exponer en exageración tu vida personal en Twitter sobre todo si estás envuelto en un lío amoroso o en un chisme. Si haces de tu timeline un capítulo de casos de la vida real en el que de verdad el drama es tu segundo nombre solo conseguirás crear más caos y que te perciban como una persona emocionalmente inestable. Guarda tus memorias para un diario y permite que tus redes sociales estén libres de toda culpa, así tu empleo nunca correrá peligro o aquel reclutador que te tiene en la mira no saldrá asustado de tu perfil.

 

Como lo lees es muy sencillo mantener tu empleo, sólo basta con no dejarte llevar por los impulsos y tener claro que ya no eres un adolescente y que todo lo que escribas aunque no lo quieras podría ser usado en tu contra.

 




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *